Campeche, honroso cuarto lugar en volibol femenil


El vólibol campechano estuvo a punto de hacer la chica en la Olimpiada Nacional 2011 que recién terminó en Mérida, Yucatán. La rama Femenil nuevamente estuvo en los ojos de todos con la dupla integrada por Paola Moreno e Itzel Gómez, las que se quedaron en la orilla en la búsqueda de una medalla.

Sábado lleno de alegría y tristeza, pues las chicas de forma sorpresiva calificaron a cuartos de final y desde las 10:00 de la mañana fueron programadas para ir en busca, primeramente de la medalla de oro enfrentando a Baja California, en la cancha número cinco del balneario Yucalpetén, de Progreso.

Dos enormes torres le tocaron como rivales a las volibolistas campechanas, quienes no se amilanaron y se trenzaron en tremendo primer set que terminó 18-21 a favor de las bajacalifornianas, quienes superaban en tamaño y alcance a las nuestras, pero que supieron resolver la situación con jugadas de balón pegado a la red y en ocasiones alejando la esférica a las esquinas de la cancha.



Esto hizo arrancar los aplausos el público, que de inmediato apoyó a la dupla campechana al ver la enorme diferencia de tamaños, quienes se animaron y dieron tremendo partido, sin embargo sucumbieron de nuevo en segundo set, presas del cansancio, pues las bajacalifornianas les exigieron en serio y perdieron 21-9.

Con esta derrota se diluyó la oportunidad de ir por el oro, sin embargo queda la oportunidad de pelear por la medalla de bronce y fueron informadas que jugaban de nuevo a las 13:00 horas; partido que inició casi a las 14:00 horas, cuando la brisa del mar había arreciado de fea manera.

Por un momento se pensó en suspender las acciones pues el viento soplaba cada vez más fuerte, sin embargo el comité organizador decidió llevar a cabo las competencias y en todas las canchas hubo acción, tocándole a las campechanas enfrentar a la dupla de Sinaloa integrada por Michell López y Amayrani Araujo, por la medalla de bronce.

El fuerte viento le jugó mal a ambas duplas, los saques eran enviados fuera de la cancha de acción y los puntos se iban dando uno tras otro, hasta que poco a poco se fueron acomodando a la manera de “volar” de la pelota, lo que hizo se diera una bonita batalla, incluso las campechanas empataron las acciones al final del primer set, pero nuevamente el fuerte viento les cortó sus aspiraciones y terminaron perdiendo, esta vez 22-20.

Para entonces, Hugo Herrera, entrenador de la dupla campechana, casi se comía la toalla que llevaba en las manos, y el torniquete de metal del parasol terminó como hule en sus nerviosas manos. Pidió tiempo por enésima ocasión y llamó la atención a sus alumnas, quienes escucharon y se pusieron de acuerdo para enfrentar el segundo set.
Pero la fuerte brisa había arreciado y esta vez las sinaloenses ya se habían acomodado, supieron seguir la trayectoria del balón y solamente esperaron a que las campechanas fallaran en sus saques, pues el viento se llevaba afuera de la cancha el 80 por ciento de los saques.

Nunca pudieron acomodarse Paola e Itzel al fuerte viento, lo que hizo que Hugo Herrera estallara en cólera, no contra ellas, sino contra la Madre Naturaleza, pues a la hora decisiva les había jugado una mala pasada y vio cómo sus pupilas caían en forma estrepitosa, esta vez 21-12.

La alegría de las sinaloenses estalló y festejaron en grande, mientras las campechanas tuvieron que tragarse su segunda derrota del día y por consiguiente irse con las manos vacías, sabiendo que pudieron haber hecho mayores cosas, sin embargo nadie contó con esa brisa “asesina”, que acabó con el sistema de juego de muchos, como los de Colima, que se sentían seguros de ganar el oro, pero solo lo vieron volar con el fuerte viento. Veracruz en la rama Femenil también sufrió doloroso descalabro ante la dupla de chaparritas chiapanecas, quienes ganaron en forma sorpresiva. En fin que “señor viento” hizo su Olimpiada en plenas finales y no hubo quien lo detuviera.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.